SALINA CRUZ.- Urbaneros y taxistas de la colonia Miramar iniciaron una confrontación por el pasaje escolar, como consecuencia sólo se incrementó el tráfico de la zona y se reveló que se trataba de unidades pirata.

Después del mediodía de este lunes el taxi marcado con el número 1205 fue acorralado por dos camiones urbanos que cubren la ruta Centro-Miramar, luego que un grupo de cinco jóvenes estudiantes del Conalep abordaran un taxi en el centro al taxi.

Esto molestó al conductor de un urbano que le cerró el paso al auto de alquiler, al tiempo que pedía el apoyo de otra unidad que acorralaron al taxi. Sin importarle la seguridad de los jóvenes estudiantes, el conductor del urbano le cerró el paso al taxi y obligó a los educandos a bajarse de la unidad, lo que causó el enojo del resto de los uniformados que presenciaron el hecho.

“Somos libre de viajar en el vehículo que decidamos, los urbaneros no nos pueden obligar a que no subamos a sus unidades, es una arbitrariedad lo que nos hicieron, pero lo más preocupante es que pusieron en riesgo nuestra integridad por la forma en que se le cerraron al taxi, quedaron a unos centímetros”, expresó una de las pasajeras.

Sus compañeros comentaron que ya se les había hecho tarde para su primera clase, por lo que decidieron abordar un taxi y dividirse el monto del pasaje, pero no esperaban que los obligarían a bajarse de la unidad.

Minutos después llegó Tránsito del Estado para actuar en consecuencia. Al solicitarle sus documentos del taxi y del urbano resultó que los dos vehículos que se disputaban en pasaje son piratas.

Con información de Soledad Vásquez Martínez, corresponsal

 

Compartir

Dejar respuesta