Dos niños de Texas, Estados Unidos, fueron arrestados bajo los cargos de incendio premeditado, luego de prenderle fuego a Kayden Culp, un niño de 10 años con discapacidad que era víctima de bullyng.

El día de los hechos, Kayden jugaba en el patio de su escuela y empezó a ser molestado por sus agresores. Fue cuestión de segundos para que Kayden fuera bañado en gasolina y quemado.

Los dos niños que lastimaron al pequeño, relacionados con más actos de violencia según reportes policiales, fueron identificados por otro niño, que funge como testigo de los hechos y por el mismo Kayden, que habría dado detalles de los sucedido cuando era trasladado al hospital.

Según reportes de medios locales, Kayden se encuentra en coma inducido, lo que lo ayudaría a recuperarse de sus heridas.

La familia de la víctima exige justicia para que quienes lastimaron al menor de 10 años y sean castigados.

La madre de la víctima, Tristyn Hatchett, utilizó su cuenta de Twitter para mostrar su enojo por lo sucedido: “Ésto no fue un accidente”, dijo la mujer, quien informa regularmente a través de las redes sociales cuál es el estado de salud del pequeño.

En la página de Internet GoFundMe, la familia de Kayden reúne fondos para el tratamiento del niño. Esta tarde, Tristyn compartió un video en honor del niño herido.

“Kayden, bello y feliz”, escribió la madre.

Con información de The Washington Post**

Compartir

Dejar respuesta