Un mal diagnóstico fue el que recibió Gonzalo Vega a finales de 2010 en Houston, cuando médicos le informaron que tenía Leucemia.

Devastado por el diagnóstico médico, él y su familia regresaron a la Ciudad de México en busca de una segunda opinión. Nuevos estudios le devolvieron las ganas de vivir al descubrir que su enfermedad no se trataba de Leucemia sino de síndrome mielodisplásico.

Fue entonces cuando el histrión descubrió que síndromes mielodisplásicos (SMD) son enfermedades que se originan en la médula ósea por causas desconocidas y afectan a personas de cualquier edad, aunque la mayoría (80%) ocurre en hombres mayores de 60 años (Gonzalo tiene 69).

He aquí seis razones del por qué la segunda opinión es importante, de acuerdo a Cancer Treatment Centers of America ®(CTCA)

  1. Sentirse empoderado y tomar el control – Al buscar proactivamente una segunda opinión, usted y sus seres queridos se vuelven más informados acerca de todos los tratamientos disponibles. Aprender más sobre su cáncer y su tratamiento, puede ayudar a que se sienta en control de su salud.
  2. Seguridad y paz mental – Una segunda opinión puede ayudarlo a sentir más seguridad de que está escogiendo el plan de tratamiento correcto. Investigadores en el Hospital Johns Hopkins, en Baltimore, descubrieron que uno de cada 71 casos de cáncer, estaba mal diagnosticado. En algunos casos, una biopsia era definida como cancerosa cuando no era, y en uno de cada cinco casos, el cáncer estaba mal clasificado. En estas circunstancias, una segunda opinión puede arrojar un tipo o etapa diferentes de cáncer, lo que puede cambiar el plan de tratamiento. Si se confirma el diagnóstico original, la segunda opinión puede ofrecer opciones de tratamiento adicionales para su consideración.
  3. Descubrir opciones de tratamiento más avanzadas – Algunos hospitales tienen tratamientos que no están disponibles en otras instalaciones. Buscar una segunda opinión de un médico en otro organismo de salud puede brindar más opciones de tratamiento, incluyendo algunos más avanzados o más ajustados a sus necesidades individuales.
  4. Encontrar a un médico que realmente le agrade – Muchos médicos entienden que los pacientes tienen derecho a una segunda opinión y no se deben sentir ofendidos. De hecho, muchos doctores alientan esto, antes de tomar una decisión de tratamiento. No está bajo ninguna obligación de tratar con el oncólogo recomendado por su médico de cabecera. Al conocer a un nuevo médico, tome nota del personal de enfermería y oficinas, para asegurarse de que está escogiendo el mejor equipo y hospital para sus necesidades.
  5. Tiene un tipo de cáncer raro – Un tipo raro de cáncer puede significar una mayor probabilidad de tener un mal diagnóstico, dado que puede ser una enfermedad que el patólogo raramente encuentra. Si ha sido diagnosticado con un cáncer raro, una segunda opinión puede ser benéfica para confirmar el tipo y etapa de la enfermedad.
  6. Le han dicho que no hay esperanza – en cada situación, siempre hay esperanza. Un médico puede decir que su cáncer es intratable, mientras que otro puede explorar otras opciones de tratamiento. Si su médico no escucha a cómo quiere usted proceder, entonces no tiene nada que perder y todo para ganar al solicitar una segunda opinión.

Con información de CARAS.

Compartir

Dejar respuesta