Los pilotos de un avión de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) se adentraron en el ojo huracán Matthew cuando éste empezaba a tocar las costas de Florida (EE.UU.) con unas rachas de viento de 160 kilómetros por hora.

 

 

Compartir

Dejar respuesta