Publicada el 05-10-2016 (11:38:49)

Una mujer murió en Navolato, Sinaloa, como consecuencia de una cadena de accidentes, provocados por un bache.

Lo que en un principio era una molestia para los habitantes de diversas comunidades pertenecientes al municipio de Navolato, se convirtió en el asesino silencioso de Ana Guadalupe Martínez, quien viajaba en la caja de una camioneta Ford Ranger.

Cuando el vehículo cayó accidentalmente en uno de los tantos baches de la carretera Navolato-El Castillo, a la altura de la localidad de Aguapepito, una llanta se ponchó, ocasionando que el conductor perdiera el control de la unidad y finalmente ésta se saliera de la carretera dando vueltas.

Por culpa de ese bache, Ana Guadalupe no concluyó su traslado en la caja de la camioneta, debajo de la cual yacía su cuerpo, rodeado de decenas de testigos que -enfurecidos- culpaban a las autoridades por no hacer caso de sus exigencias para que repararan la vialidad.

Al día siguiente, las miradas que rodeaban a Ana eran las de sus cuatro hijos, todavía menores de edad, quienes la velaban en el patio de su casa sin lograr entender cómo es que un bache pudo arrebatarles a su mamá.

Hasta ayer, ninguna autoridad municipal o estatal se habían acercado para conocer el caso, y menos para ayudar con los gastos funerarios.

Tras conocerse el caso en medios locales, el presidente del Tribunal de lo Contencioso y Administrativo, Gilberto Plata, comentó que los familiares de la víctima podrían presentar una demanda por responsabilidad patrimonial en contra del estado, aunque advirtió que se determinaría si esta procede o no, luego de que se analice a profundidad el accidente, así como otras cuestiones.

Con información de: Agencias

 

Compartir

Dejar respuesta