Las fuerzas especiales de EE.UU. están rodeando la ciudad de Dabiq, un bastión yihadista en Siria, que según un antigua profecía islámica, será el escenario de la batalla final que hará descender el apocalipsis, informa True News.

Dabiq es una ciudad en el norte de Siria, ubicada unos 40 kilómetros al noreste de Alepo y 6 kilómetros al sur de la frontera de Siria con Turquía. Contaba con 3364 habitantes según el censo del 2004. Pero el significado simbólico de la ciudad es más fuerte que su relativamente menor importancia estratégica para el Estado Islámico, en comparación con otras ciudades bajo su control, como Raqa en Siria y Mosul en Irak.

En la escatología islámica, se cree que Dabiq es una de las dos posibles ubicaciones para una batalla épica entre los invasores cristianos y los musulmanes, que terminará en una victoria musulmana y marcará el principio del fin de los tiempos.

En resumen, para algunos musulmanes, Dabiq es la versión islámica del Armagedón del cristianismo. De hecho, ellos creen que el profeta Mahoma predijo hace unos 1300 años que “la última hora no vendrá” hasta que el ejército islámico no haya derrotado a “los romanos” allí.

Google map

Los musulmanes suníes, incluidos los yihadistas del Estado Islámico, interpretan el antiguo texto islámico en referencia a EE.UU. como la versión moderna del Imperio Romano. En ese sentido, se ha convertido en una parte fundamental de la filosofía del Estado Islámico.

Mientras que los yihadistas se encuentran bajo un intenso bombardeo desde el aire e intentan detener la marcha de las fuerzas de EE.UU. y Turquía que se están acercando a Dabiq, la ciudad se ha convertido en el escenario de un grito de guerra llevado a cabo por el Estado Islámico.

Con información de Actualidad RT.

Compartir

Dejar respuesta