Publicada el 03-10-2016 (09:33:20)

Alrededor de 6 mil personas marcharon ayer de Tlatelolco al Zócalo, en conmemoración del 48 aniversario del movimiento del 68, en una columna integrada por miembros del Comité del 68, de la Asociación de Abogados Democráticos, normalistas y padres de normalistas de Ayotzinapa, además de estudiantes y organizaciones sociales.

Félix Hernández Garín, integrante del Comité del 68, recordó que aquel 2 de octubre se demandaba diálogo público del gobierno con los movimientos sociales.

Primer orador en la concentración en Tlatelolco, Hernández Garín, pidió justicia para los padres de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa desaparecidos hace dos años en Iguala.

Demandó también que se proceda contra Luis Echeverría, secretario de Gobernación en aquella época y luego presidente de la República.

La marcha dio inició a las 12:30 horas, bajo la consigna “2 de octubre no se olvida”.

En los contingentes estudiantiles que marcharon destacaron los de la UNAM, el Politécnico, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, la Universidad de Chapingo y la Universidad Autónoma Metropolitana.

La policía capitalina inhibió con su presencia actos vandálicos de un centenar de anarquistas por la zona centro de la ciudad.

Un contingente de jóvenes anarquistas caminó de la esquina de Paseo de la Reforma y Bucareli hasta la plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco.

Los integrantes de la policía capitalina custodiaron la mayor parte del recorrido de los anarquistas; sin embargo, al doblar sobre la calle de Flores Magón hacía el Eje Lázaro Cárdenas, los manifestantes aprovecharon para realizar pintas en edificios públicos.

El grupo de manifestantes, señalado de realizar desmanes en la vía pública, ingresó al conjunto habitacional de Tlatelolco donde realizó un mitin para recordar los hechos de represión registrados hace 48 años.

Durante el discurso, un grupo de anarquistas bajó la bandera nacional que ondeaba a media asta. Al tiempo de colocar un par de banderas, una referente al movimiento anarquista (vadera negra con un A de color blanco) y otra rojinegra; que también colocaron a media asta.

La bandera nacional fue colocada en una bolsa negra y desechada en la misma plaza de las Tres Culturas, antes, los jóvenes la pisotearon y la intentaron quemar sin éxito.

Con información de: Crónica

 

 

Compartir

Dejar respuesta