La Fiscalía del distrito de Tulsa, Oklahoma, presentó cargos contra la agente Betty Shelby, acusada de haber disparado contra un hombre negro desarmado, cuya muerte ha reavivado las protestas contra la violencia policial.

La Fiscalía de Tulsa anunció que Shelby, una agente de policía, tendrá que enfrentarse a un cargo de homicidio en primer grado por la muerte de Terence Crutcher, un hombre de 40 años al que se le averió la camioneta en una zona boscosa de la ciudad a la que llegaron varias patrullas.

 

Las autoridades de Tulsa hicieron público el video del incidente, que ocurrió el viernes pasado y que el jefe de la Policía de Tulsa, Chuck Jordan, calificó de “muy preocupante”.

En el video se aprecia como Crutcher, con las manos en alto, camina hacia su camioneta seguido por la agente Betty Shelby, que le apunta con una pistola y a la que rápidamente se unen otros dos uniformados, que también encañonan sus armas contra el hombre afroamericano.

Transcurridos pocos segundos, Crutcher, al parecer, baja sus brazos para buscar algo en el interior del vehículo a través de la ventanilla del conductor, momento en el que recibe un disparo de Shelby y se desploma en el pavimento.

Los abogados de la familia de la víctima insisten en que la ventanilla del vehículo estaba cerrada.

Crutcher murió en el hospital poco después.

En documentos presentados en una corte de Tulsa los investigadores del suceso aseguran que el miedo que sentía la agente de policía “resultó en acciones no razonables” que desembocaron en la muerte del hombre.

La muerte de Crutcher y también la reciente muerte de Keith Lamont Scott en Charlotte se enmarcan en los episodios de tensión racial que vive Estados Unidos desde hace dos años, especialmente tras la muerte en Ferguson, Misuri, en agosto de 2014 del joven de color Michael Brown.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta