La Secretaría de Educación Pública (SEP) será muy estricta con los gobiernos de los estados para que se concreten los despidos de maestros que han acumulado más de tres faltas en un mes, pues de las ausencias ocasionadas por el paro magisterial en Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero, los profesores justificaron que fueron obligados a no dar clases porque sus escuelas estaban tomadas por otros profesores.

Ante esa justificación, Aurelio Nuño, titular de la SEP, señaló que no pudieron proceder en el cese de los docentes que faltaron, por lo que a partir de estos pretextos la secretaría tendrá que ser más “estricta” con las autoridades educativas de los estados, especialmente, donde predomina la CNTE, a fin de que tengan claro que no cumplir la reforma educativa tiene serias consecuencias, pues dejar a los niños sin clase no debe admitirse.

En entrevista posterior a la inauguración del foro de consulta sobre el modelo educativo y plan curricular con académicos de la política educativa, admitió que los posibles ceses anunciados por esta dependencia en mayo pasado no pudieron concretarse, pero tampoco significa que haya cero despidos, porque se han seguido los procesos legales, pese a que no todos lograron concretarse con despidos, porque ha habido justificaciones de maestro y por tanto vigentes.

Reiteró que de los maestros que se ausentaron al inicio del ciclo escolar, hay mil 200 en proceso de cese, 500 en Chiapas, 80 en Michoacán y otro tanto igual en Guerrero, pero hasta ahora no han concluido los procedimientos legales de cese.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta