Las casas de empeño incrementaron sus actividades debido a que padres de familia corren para poder lograr inscribir a sus hijos en las escuelas, que luego del levantamiento del paro laboral, los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), les exigen la llamada “cuota voluntaria” para inscribir a sus hijos.

Las cantidades para el nivel secundaria oscilan entre los 600 a los 900 pesos por estudiante, en tanto que a nivel primaria, los profesores están “exigiendo” a cada padre de familia la cantidad de 550 a 700 pesos, y en preescolar 450 pesos.

Éste martes, aún un diez por ciento de los planteles educativos no habían abierto sus puertas para los estudiantes, debido al proceso de inscripción que todavía se está llevando a cabo.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta