Además del sonido que emite el iPhone 7, el nuevo teléfono de Apple presenta otro problema para los usuarios: la resistencia.

Desde que se cambiaron los materiales para hacer un dispositivo más ligero y delgado, el iPhone ha mostrado fallas en cuanto a la durabilidad. Por ejemplo, el “Bendgate” fue tendencia mundial desde que se lanzó el iPhone 6. Para la versión S se corrigió esta falla.

Sin embargo, a menos de una semana del lanzamiento, el iPhone 7 fue puesto a prueba de resistencia por los usuarios y, al parecer, no soporta el uso rudo.

Por supuesto, Apple no mencionó estas vulnerabilidades durante su presentación y tampoco ha hecho comentarios al respecto.

Aquí hay algunas muestras de la debilidad del móvil.

Esto pasa cuando lo aplasta una prensa hidráulica (no intentarlo en casa).

 

Los rayones. La pantalla no se maltrata fácilmente, pero la parte posterior sí se raya. Cuando se trata de llevar las cosas más allá, definitivamente no resiste los martillazos.

 

Bend test. En un escenario más común, un vlogger ruso puso a prueba el iPhone 7 para saber si se doblaba con facilidad.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta