En la recta final del Campeonato Mundial de Triatlón celebrado en Cozumel, se presentó una dramática y emotiva escena de deportivismo en la que uno de los competidores a punto de desvanecerse, recibió ayuda de otro para recorrer los últimos metros y cruzar la meta.

El británico Jonathan Brownlee, con algunas dificultades para correr encabezaba la carrera, pero a unos 500 metros de la meta estuvo a punto de desvanecerse, fue rebasado por un competidor sudafricano y entonces su hermano Alistair, lo tomó y lo ayudó a culminar la prueba.

De tal manera y más allá del resultado final de la prueba, estos hermanos británicos acapararon los reflectores por la escena que protagonizaron, misma que se ha hecho viral en redes sociales.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta