“Jamás hemos pedido disculpas por ninguno de nuestros reportajes previos en México”, aseguró The Guardian días después de que el gobierno de Enrique Peña Nieto se inconformó por la difusión de una nota donde revelaba que la primera dama, Angélica Rivera, utiliza un departamento de lujo en Florida que es propiedad de una compañía que aspira a competir por contratos del gobierno.

Un mes después el diario británico admitió que “la premisa subyacente de nuestros artículos estaba equivocada”, ofreció disculpas públicas a los involucrados en el reportaje sobre el supuesto conflicto de intereses, entre ellos la abogada Aurora Pierdant.

“Pedimos perdón por haber publicado una historia incompleta, que aceptamos se ve seriamente tergiversado su estatus profesional. Ahora hemos quitado el artículo de nuestro sitio web: ‘Casa de Florida de la primera dama mexicana, propiedad de potencial contratista del gobierno mexicano’”, puntualizó en un artículo.

Sobre las afirmaciones que se hicieron sobre el despido de Aurora Pierdant de Petróleos Mexicanos (Pemex) por negligencia administrativa y la sanción posterior que la vetaba del servicio público por un año, el medio dijo haber publicado una “historia incompleta” y reconoció que el artículo “representaba mal” el estatus profesional de la abogada.

El diario admitió haber omitido que “durante este proceso la señora Pierdant continuamente y (legítimamente) afirmó su inocencia”. La historia original tampoco decía que “su nombre fue limpiado y su récord perfecto restaurado, sin ninguna sospecha actual sobre su practica legal”.

The Guardian extendió una disculpa a Ricardo Pierdant. Aunqueprecisó que éste sí pagó los impuestos de la propiedad en 2013 y es amigo cercano del presidente Enrique Peña Nieto, admitió que ninguna de sus empresas tiene contratos con el gobierno mexicano ni ha participado en licitaciones para obtenerlos.

“A la luz de esto, aceptamos que la premisa subyacente de nuestros artículos estaba equivocada“, expresó.

En su momento, la Presidencia de la República, a través de su vocero, Eduardo Sánchez Hernández, rechazó las aseveraciones del diario británico sobre una supuesta propiedad en Miami que vinculaba a la señora Angélica Rivera con un potencial contratista del gobierno federal.

The Guardian faltó a la verdad, es falso que el departamento referido sea el hogar de la señora Rivera de Peña en Florida. Ella misma hizo público que en 2005 adquirió una propiedad, distinta a la que refiere la nota, en el mismo edificio”, indicó.

El vocero de la Presidencia de la República lamentó que el diario británico “oriente a sus reporteros a predecir el futuro, más que a confirmar la veracidad de su información, y afirmó que Ricardo Pierdant no ha celebrado contratos con el gobierno de la República y tampoco participa en algún proceso en curso”.

Casi inmediatamente después, Katie Thompson, responsable de comunicaciones del diario británico, sostuvo que The Guardian tiene una profunda responsabilidad al reportear en México. “Reafirmamos esta historia y jamás hemos pedido disculpas por ninguno de nuestros reportajes previos en México”, dijo entonces.

Con información de Proceso.

Compartir

Dejar respuesta