Tienen sólo 10 años pero han pasado más de la mitad de su vida bajo una guerra sanguinaria.

Qays y Hamza viven en Alepo, Siria y fueron testigos en agosto de cómo una bomba destruyó el edificio donde estaban, al igual que todo su barrio.

El mismo día, el tercer integrante del del trío de amigos, Hasan, murió en la escuela cuando por el estallido de una bomba se golpeó en la cabeza.

Esta es las historia de los tres, relatada por los amigos que aún siguen con vida.

Con información de BBC Mundo.

Compartir

Dejar respuesta