Publicada el 13-09-2016 (11:23:09)

Un interno del Penal Federal de Puente Grande promovió un juicio de garantías luego de que le prohibieran leer los libros que integran Las 50 Sombras de Grey, por considerar que contienen demasiado sexo explícito.

De acuerdo con el amparo 902/2016, presentado el 24 de mayo del presente año, un recluso del Cefereso número 2 de Occidente, amante de la lectura erótica, adquirió los tres libros que integran la novela Las 50 Sombras de Grey, de la autora británica E.L. James.

Los familiares del delincuente llevaron los ejemplares al penal federal para que le fueran entregados al interno, quien purga una sentencia de 150 años de prisión por los delitos de delincuencia organizada y secuestro, pero el personal de seguridad confiscó los libros al ver que la lectura era de contenido erótico.

El caso fue visto por el Consejo Técnico Interdisciplinario, instancia que resolvió que la lectura no era “apta para su tratamiento, puesto que el contenido de la obra versa sobre sexo explícito y no cultural”.

El quejoso promovió ante un Juzgado de Distrito en Materia de Amparo el juicio de garantías 902/2016, para que le permitieran ingresar los libros. De acuerdo con el abogado del interno, a su cliente se le violó su derecho constitucional establecido en el artículo 5, el cual señala que: “toda persona tiene derecho al acceso a la cultura y al disfrute de los bienes y servicios que presta el Estado en la materia, así como el ejercicio de sus derechos culturales. El Estado promoverá los medios para la difusión y desarrollo de la cultura, atendiendo a la diversidad cultural en todas sus manifestaciones y expresiones con pleno respeto a la libertad creativa. La ley establecerá los mecanismos para el acceso y participación a cualquier manifestación cultural”.

El juzgador determinó negarle la protección de la justicia al con el argumento de que “si se permite el ingreso de material para la lectura de los internos cuyo contenido es perjudicial o se refiere a temas de violencia, sexo, crímenes, delincuencia o similares, esto podría desestabilizar emocionalmente al recluso, aunado a que en nada abonaría a su reincorporación a la sociedad”, según consta en la resolución.

Pero esta no es la primera vez que un interno se ampara para poder ingresar literatura erótica del Penal Federal de Puente Grande Jalisco. En el año 2015, el Melvin Gutiérrez Quiroz, sicario del Cártel de Los Arellano Félix, promovió el juicio de garantías 663/2015, ante el Juzgado Segundo de Distrito en Materia de Amparo en el Estado de Jalisco, para que le permitieran leer revistas especializadas en vehículos, en cuya portada aparecían mujeres en bikini. En aquella ocasión el quejoso ganó el amparo, por lo que a las autoridades penitenciarias no les quedó de otra más autorizar al recluso que tuviera las revistas.

Con información de: Milenio

Compartir

Dejar respuesta