Empresarios e integrantes de la sociedad civil organizada a través de la iniciativa “Por un Oaxaca en Paz” llevarán a cabo hoy un paro de 24 horas en las actividades económicas y comerciales, principalmente en la capital oaxaqueña, al que se sumarán al menos 4 mil empresas y 120 hoteles, como medida de protesta, pues los tres niveles de gobierno no han resuelto el conflicto magisterial en la entidad, que lleva 86 días y que ha traído consecuencias graves para el sector empresarial que ni el reciente periodo vacacional pudo subsanar.

Participarán comercios no sólo del centro sino del interior del estado, así como el transporte público, que dejarán de brindar el servicio a la ciudadanía, la cual también está convocada para participar en una manifestación pacífica que se llevará a cabo esta mañana.

En este sentido, los presidentes de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y la Asociación de Hoteles y Moteles de Oaxaca, Benjamín Hernández Gutiérrez y Juan Carlos Rivera Castellanos, aseguraron que se trata de un acto desesperado para que las autoridades tomen en cuenta a todos los sectores y no sólo al magisterial en la solución del conflicto, que ha dejado pérdidas millonarias para los empresarios.

Si bien han dicho que es difícil dar una cifra de cuántos participarán, Rivera Castellanos indicó que se espera que más de 120 hoteles del centro histórico, de los 200 que están adheridos a la asociación, cierren sus puertas este lunes. Mientras que la Cámara Nacional de Comercio en Oaxaca espera que se sumen 4 mil empresas, de acuerdo con su presidente, Jaime Zorrilla, quien indicó que están “hartos de las afectaciones que ocasionan de forma cotidiana las manifestaciones del magisterio disidente y que pareciera no importarle a nadie”.

Esther Merino Vadiola aseguró en entrevista con El Financiero que por lo menos 800 negocios que conforman la Alianza Comercial del Estado, la cual representa, están convocados para ser partícipes del paro, en el que, dijo, arriesgarán lo poco que les queda, con la intención de ser escuchados por las autoridades estatales y federales.

En tanto, representantes de la iniciativa ciudadana “Por un Oaxaca en Paz”, Judith Ilescas y Dolores Pérez Islas, aseguraron a este diario que serán cientos de personas que han visto afectado su patrimonio las que participarán.

Desde el pasado 5 de julio, integrantes del gremio empresarial y ciudadanía han recabado más de 3 mil 500 firmas que conforman una queja colectiva ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), por la violación a sus derechos humanos.

Diez días después hicieron lo propio ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el pasado viernes presentaron un amparo ante los Juzgados y Tribunales del Décimo Tercer Circuito, en contra de las omisiones en que ha incurrido el gobierno del estado de Oaxaca.

El paro de este lunes es un paso más en la ruta que pretende la libertad de comercio y trabajo, la protección de la propiedad privada y la inviolabilidad de domicilios, la conservación del empleo y la estabilidad económica.

La Comisión Política de la Sección 22, en un comunicado de prensa, criticó el paro de actividades, al señalar que el sector empresarial ha sido el más beneficiado en el marco de sus jornadas de lucha, las cuales aprovechan para exigir apoyos millonarios, con el argumento de las pérdidas que no pueden sustentar.

Con información de El Financiero

Compartir

Dejar respuesta