El paro programado para mañana por parte de los empresarios afectados, a casi tres meses del conflicto magisterial, demuestra la necesidad que tienen de ser escuchados, expresó Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca.

Después de la misa dominical que ofició en la Catedral Metropolitana, sostuvo que los comerciantes están en su derecho de manifestarse de esta manera, al estar en la búsqueda de encontrar una solución a este problema.

“No se tiene un vacío de autoridad pero debe aplicarse la ley, no se trata de ir en contra de unos de manera especial pero sí lograr la armonía entre todos”, señaló.

Calzada Guerrero, manifestó que hace falta una mayor apertura para escuchar, no solo decir que se sabe que están inconformes, sino de forma conjunta buscar caminos de solución a este conflicto.

A los maestros, les recordó que todos tienen derecho a protestar, pero también a respetar los derechos de los demás.

“Se tienen algunos acuerdos, pero existe un sinsabor de que no se logran soluciones que vayan al fondo de los problemas”, recalcó.

Finalmente, expuso que hace falta diálogo para lograr resultados, que se tenga una actitud que transforme verdaderamente a la colectividad.

Con información de ADN Sureste

Compartir

Dejar respuesta