La Secretaría de Gobernación (Segob) aceptó el fallo de un juez federal que amparó a una persona para que sea respetado su derecho al libre tránsito, y liberó la avenida Bucareli que tenía bloqueada a la altura de las inmediaciones de su sede, desde hace 72 días.

Ayer se informó que la sentencia del juez Ricardo Gallardo Vara benefició a John Andrew Auping Birch, holandés radicado en México desde 1977, quien hace cinco meses solicitó el recurso legal para que fueran retiradas las vallas derivadas de las manifestaciones de la CNTE y otros grupos.

Así, la Segob retiró las vallas, luego las colocó temporalmente por una marcha y el resto del día la vialidad permaneció libre. Excélsior hizo un recorrido por la zona y detectó ocho puntos de revisión; dos de ellos estaban cerrados a la circulación vehicular.

Segob retira vallas

En cumplimiento al fallo de un juez que amparó a un ciudadano, policías federales quitaron cables, ganchos y placas metálicas fijadas hace mes y medio, ante las protestas de la CNTE

Luego de que el juez Decimosexto de Distrito en Materia Administrativa otorgó un amparo a un ciudadano, y ordenó despejar el bloqueo en avenida Bucareli, donde se ubica la Secretaría de Gobernación, su titular, Miguel Ángel Osorio Chong, mandó a la Policía Federal a retirar las vallas metálicas fijadas desde hace 72 días, aunque luego las volvió a colocar por tres horas debido a una marcha.

Sólo de esta forma se permitió desde ayer por la tarde la libre circulación vehicular en esta avenida del Centro Histórico de la Ciudad de México, afectada por las protestas de la disidencia magisterial.

Si bien la orden del juez fue para la SSP capitalina, efectivos de la Policía Federal comenzaron al mediodía a retirar cables, ganchos y placas de acero fijadas sobre el asfalto, proceso interrumpido por una marcha, el cual concluyó alrededor de las 15:00 horas.

Estas vallas comenzaron a ser usadas intermitentemente desde cuando el titular de la Segob era Francisco Ramírez Acuña, ante las protestas por la reforma al ISSSTE y otros conflictos, como el del SME.

En un recorrido, Excélsior encontró ocho retenes en los alrededores de la Secretaría de Gobernación, colocados “para salvaguardar la integridad de los funcionarios de la dependencia”. En caso de alguna movilización que implique algún riesgo para la Segob, “de inmediato serán cerrados los accesos”, según detallaron policías federales de guardia en la zona. Dijeron que la Policía Federal se mantiene en alerta las 24 horas.

Se corroboró que de los ocho puntos de revisión sólo dos permanecen cerrados a la circulación vehicular, pero se permite el paso a peatones. Son los ubicados en las calles Emilio Dondé, entre Tresguerras y Bucareli, y el de General Prim, entre Tresguerras y Bucareli, ante la cercanía del plantón que mantienen los integrantes de la Coordinadora.

Los demás puntos fueron abiertos a la circulación y son resguardados por la Policía Federal. Los federales señalaron que ya tienen ubicados a los vecinos y empleados de Gobernación, quienes se identifican con su credencial de elector, para evitar que los disidentes lleguen en operación hormiga, como lo hicieron en el Zócalo capitalino.

Medio contentos

La apertura de Bucareli dejó medio contentos a comerciantes y vecinos, quienes expresan que viven en constante preocupación de que regresen las protestas a la Segob y se vuelva a cerrar la zona.

Clientes asiduos a los comercios aledaños dicen que es “fastidioso y engorroso venir y no poder pasar”, como lo expresó Mario García; señaló que tiene que traer a su hija a la Torre Médica, ubicada en la  colonia Tabacalera y encuentra los accesos cerrados debido a las manifestaciones.

Martín Fernández, vecino de la zona, sostuvo que los policías se limitan a cerrar calles sin dar alternativas.

En General Prim, Bucareli y Emilio Dondé hay varios negocios cerrados o con anuncio de traspaso: papelerías, restaurantes, fondas, tlapalerías y hasta cantinas.

Con información de: Excélsior

 

 

Compartir

Dejar respuesta