De acuerdo con información de El Financiero, las Secretaría de Gobernación (Segob) ha cedido a la mayoría de las demandas de los miembros del magisterio pertenecientes a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) durante las mesas de negociación.

Hasta el momento, las autoridades han liberado pagos retenidos de los profesores; fuentes cercanas a la negociación aseguran que una parte de los maestros disidentes recibió sus pagos pendientes este 2 de agosto, el resto lo hará el 14 de este mes. Sólo queda pendiente la demanda que más les interesa, la abrogación de la reforma educativa.

También han accedido a poner en libertad a líderes magisteriales. De momento sólo quedan dos maestros detenidos, Rubén Núñez, líder de la Sección 22 y el secretario de Organización, Francisco Villalobos. Heriberto Magariño, Juan Carlos Orozco, Aciel Sibaja Efraín Picazo, Roberto Jiménez y Othón Nazariego, ya gozan de su libertad.

En las negociaciones la Secretaría de Gobernación también ha accedido a reducir el número de exámenes a docentes oaxaqueños, argumentando los problemas sociales y económicos que aquejan a la entidad.

Respecto a los comisionados en labores sindicales todavía las partes no han logrado llegar un acuerdo claro, pero se espera que se les vuelva a pagar.

Expertos aseguran que estos avances no significan el fin del conflicto ya que la CNTE seguirá con su estrategia de movilización-chantaje-amenaza-negociación, en la cual lleva 25 años.

Los problemas no se acabaran debido a que el movimiento magisterial ya está relacionado con otros grupos radicales, como el Frente Indigenista de Organizaciones Binacionales, el Consejo de Defensa de los Derechos del Pueblo, el Movimiento de Unificación de la Lucha Triqui, Frente Popular Revolucionario, Comuna de Oaxaca, Frente Amplio de Lucha Popular y Movimiento Agrario Independiente Zapatista; y deberán mantener solidaridad con ellos

Los especialistas prevén que incluso la lucha magisterial podría no sólo abanderar utópicamente la abrogación de la reforma educativa, sino también el aumentos salariales para trabajadores, problemas agrarios o cualquier bandera que agrupaciones sociales decidan tomar para lanzarse en contra del gobierno.

Fuentes cercanas al gobierno aseguran que la decisión ha tenido como único objetivo quitar los plantones en carreteras y vías férreas y disminuir la presión de los empresarios, quienes recientemente presentaron una demanda de amparo contra el Presidente, los secretarios de Gobernación y de Educación Pública, la procuradora de la República y los gobernadores de Oaxaca, Michoacán, Chiapas y Guerrero por las omisiones en su obligación de garantizar el estado de derecho ante actos de la CNTE.

Con información de Staff Tiempo/ElFinanciero

 

Compartir

Dejar respuesta