La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) consideró que la Iniciativa Privada sólo está amenazando al gobierno federal y desestimó que pueda cumplir sus amagos de no pagar impuestos o retirar inversiones de entidades como Oaxaca, Michoacán, Chiapas y Guerrero.

El dirigente de la Sección 9 de la CNTE en la Ciudad de México, Enrique Enríquez Ibarra, pidió a los empresarios que dejen de presionar y buscar “tras bambalinas” que se generen las condiciones para utilizar la fuerza pública en contra de los maestros.

“Están en su derecho, pero no pueden invitar ni soltar la idea de que se utilice la fuerza pública porque ya vimos lo que pasa, y en vez de solucionar, están invitando a echarle más lumbre al fuego (sic.). Deben ser más conscientes y propositivos en lo que dicen”, indicó.

El martes pasado, la iniciativa privada amagó al gobierno federal para que retire los bloqueos carreteros que la CNTE mantiene desde hace semanas.

A través de sus cámaras empresariales, anunció amparos contra las “omisiones” de los gobiernos federal, estatales y municipales con respecto a la CNTE; amenazó que dejarán de pagar impuestos, y que retirarán inversiones nacionales y extranjeras de los estados con mayor presencia disidente.

En respuesta, Enríquez Ibarra señaló que en lugar de posicionarse en contra de los maestros, las compañías deberían aumentarle el salario a sus empleados y desestimó las amenazas al señalar que de cualquier forma “los grandes empresarios” se las arreglan para evadir el pago de impuestos.

“Lo que deben hacer es tener más sensibilidad y prudencia y no provocar algún acto de represión”, declaró el dirigente.

Durante el mitin que celebraron los integrantes de la disidencia frente al Palacio Nacional, el vocero de la Sección 7 de Chiapas, Pedro Gómez Bámaca, anunció que la CNTE entrará en fase de alerta máxima a partir de este momento; y de no obtener respuesta en las mesas de negociación con el gobierno federal a su demanda de abrogar la reforma educativa, endurecerá las acciones en todo el país.

Por lo pronto, a menos de que no se consiga la suspensión de la reforma, la Coordinadora cancelará el inicio del ciclo escolar en las escuelas que se mantienen en paro nacional, tomará la frontera con Guatemala, las vías férreas en Michoacán, e instalaciones de Petróleos Mexicanos en Oaxaca.

“No podemos iniciar el ciclo escolar hasta que se abrogue la reforma. Estamos dispuestos a estar haciendo acciones de presión a mayor nivel. En Chiapas, tomar las fronteras internacionales; en Oaxaca, las estaciones de Pemex; en Michoacán, las vías férreas. Estamos en un máximo estado de alerta, que obligue a no permitir ni una represión más”, dijo Gómez.

Con información de El Universal

Compartir

Dejar respuesta