Petróleos Mexicanos (Pemex) realizó una colocación en el mercado de capitales japonés por un monto de 80 mil millones de yenes (aproximadamente 760 millones de dólares) en bonos Samurái a 10 años, con vencimiento en julio de 2026 y una tasa de rendimiento de 0.54%.
La operación marca el regreso de Pemex al mercado japonés después de 8 años.
Además, la transacción representa el mayor monto emitido por un corporativo latinoamericano en este mercado y la tasa mínima histórica alcanzada por un corporativo no financiero.
Esta transacción es parte de su programa anual de financiamiento autorizado para 2016 y se enmarca dentro de la estrategia de Pemex para diversificar su base de inversionistas, al acceder a fuentes de financiamiento en diversos formatos y monedas.
“La operación refleja la confianza de los inversionistas internacionales en Petróleos Mexicanos como empresa productiva del Estado, así como en las oportunidades que ofrece la Reforma Energética, que propician el desarrollo competitivo de la institución y del sector de hidrocarburos en México”, destaca la empresa productiva del Estado en un comunicado.
Pemex informa que la operación, que cuenta con una garantía por el 100% del valor nominal del bono por parte del Banco Japonés de Cooperación Internacional (JBIC), registró una sobredemanda de aproximadamente 1.8 veces el monto colocado y se distribuyó entre más de 90 inversionistas entre los que destacan aseguradoras, administradores de fondos, cooperativas regionales, bancos públicos y privados.
Los agentes colocadores del bono fueron Mizuho, Bank of Tokyo-Mitsubishi y Sumitomo.

Compartir

Dejar respuesta