La virtual candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, prometió que de ganar las elecciones de noviembre, impulsará en sus primeros cien días de gestión la reforma migratoria integral que no consiguió sacar adelante el actual presidente Barack Obama.

“Presentaré la reforma migratoria integral” que mantenga a las familias unidas y facilite el camino a la ciudadanía, dijo Clinton en la conferencia nacional de la Liga de los Latinoamericanos Unidos (LULAC), la organización hispana más antigua del país, que se celebra esta semana en Washington.

La candidata demócrata calificó también de “doloroso” el fallo del Tribunal Supremo respecto a las medidas ejecutivas de Obama que hubieran podido proteger contra la deportación a cerca de cinco millones de inmigrantes indocumentados, y que quedaron bloqueadas debido al empate de los jueces del alto tribunal.

Las medidas migratorias de Obama, decretadas en noviembre de 2014, estaban dirigidas a jóvenes indocumentados y padres con hijos con residencia permanente o ciudadanía estadunidense.

Pero la nueva legislación que propondrá al Congreso irá un paso más allá, dijo, y beneficiará tanto a “los inmigrantes que viven aquí y o a los que quieren venir” como a “los que están altamente preparados y los que huyen de la guerra”.

Ante una audiencia integrada fundamentalmente por activistas y líderes latinos, la exsecretaria de Estado señaló que existe un “consenso” sobre la necesidad de promulgar tal reforma migratoria, con excepciones como el círculo del virtual candidato presidencial republicano, el magnate inmobiliario Donald Turmp.

Clinton recordó que el plan de su rival republicano es no sólo construir un muro en la frontera de EU con México, sino también deportar a 11 millones de personas y revocar la nacionalidad estadunidense a los hijos de inmigrantes en situación ilegal.

“Lamento el tipo de campaña de Trump” que “cree que para apelar al voto de los latinos basta con tuitear una foto (suya) comiendo tacos”, añadió en referencia a la publicación que hizo el magnate con motivo de la fiesta del Cinco de Mayo.

La ex primera dama abogó por los derechos de las latinas para que se cierre “la brecha de género”, porque no es un asunto de mujeres, “es un asunto de la economía familiar y del país”.

“Cuando Trump dice ‘hagamos que EU sea grande otra vez’ nos pretende devolver al pasado, cuando las minorías raciales y las mujeres estaban marginadas”, acusó la virtual candidata demócrata.

Clinton pidió el aumento del salario mínimo y por hacer más asequible el sistema de salud y educativo, propuestas en las que este miércoles insistió en la conferencia de LULAC el senador Bernie Sanders, que hasta hace poco era su oponente dentro del Partido Demócrata y ya le ha dado su apoyo oficialmente.

La ex secretaria de Estado lanzó una campaña llamada “Nuestra historia”, que recopila testimonios de estadunidenses de raíces latinas como “un reflejo de los EU por el que luchar, el que construye puentes no muros, y abraza a los inmigrantes, no los denigra”.

Por su parte, el Comité Nacional Republicano valoró negativamente que Clinton apoye “las políticas fallidas” de Obama en cuanto al tema de la inmigración.

Además, consideró su promesa de una reforma migratoria como una prueba de “intención cero de trabajar con el Congreso y en respeto con la Constitución”, y una demostración de que la candidata demócrata, en cambio, desea gobernar con medidas ejecutivas.

Compartir

Dejar respuesta