Andy Murray venció el domingo 6-4, 7-6 (3), 7-6 (2) al canadiense Milos Raonic para llevarse su segundo título de Wimbledon.
El británico rompió el servicio de Raonic una sola vez en el encuentro, mientras que el canadiense tuvo varias oportunidades de hacerlo en el tercer set pero no pudo concretarlas.
Murray llegó al torneo después de perder ante Novak Djokovic en las finales del Abierto de Australia y el Abierto de Francia de este año.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta