Integrantes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en asamblea estatal acordaron el boicot a la Guelaguetza oficial, si el gobierno no accede a abrogar la reforma educativa y si no pone en libertad a sus dirigentes detenidos.
Además, pactaron pedir que la mesa de diálogo con la Secretaría de Gobernación sea pública.
Los profesores reconocieron que lo único que tienen como medida de presión ante el gobierno estatal es la máxima fiesta de los oaxaqueños, programada para el próximo 25 de julio y 1 de agosto.
Apoyaron que cada escuela, según las características en sus comunidades, realice la clausura del ciclo escolar de manera simbólica, con la entrega de documentación sólo a los alumnos que egresan.
Después de las clausuras, los mentores tendrán que incorporarse de inmediato al plantón del zócalo de la ciudad de Oaxaca.
Tras más de ocho horas de discusiones, los delegados de la asamblea estatal de la Sección 22 avalaron que los integrantes de la comisión política acudan a la mesa de diálogo acordada con Gobernación.
En su resolutivo, la asamblea estatal pidió a sus dirigentes que en la mesa de diálogo pongan en el centro de sus demandas “la abrogación de la falsa reforma educativa” y exigió que “la mesa de negociación sea pública y abierta”.
La asamblea estatal comenzó a las 23:14 horas del miércoles y entró en receso a las 08:14 horas de ayer jueves en la capital oaxaqueña. Los delegados dejaron pendiente de resolver si mantendrán los bloqueos de carreteras este fin de semana.
La asamblea estatal de la Sección 22 también resolvió rechazar “las negociaciones entre el líder nacional del SNTE, Juan Díaz de la Torre, y el titular de la SEP, Aurelio Nuño, porque no representan al magisterio y no demandan la abrogación de la reforma educativa.

Con información de ADNSureste/El Universal

Compartir

Dejar respuesta