Luego que el Congreso de Chihuahua aprobó el jueves un incremento a la deuda estatal por 6,000 millones de pesos (mdp), el gobernador electo, Javier Corral Jurado, pidió a la Secretaría de Hacienda no avalar la operación y llamó a la banca nacional y extranjera a “no consumar este agravio”.
Corral, durante una conferencia de prensa, explicó que el actual gobernador César Duarte Jáquez desea pagar con ese dinero a proveedores cuestionables y comprometer a los chihuahuenses e incluso “asfixiar” futuras administraciones.
“Llamamos a todos los bancos del país y del extranjero, a las instituciones financieras para que no consumen este agravio, no solamente porque afectará al pueblo de Chihuahua, sino porque también pueden poner en riesgo a sus propios socios, toda vez que esta evolución de la deuda y en este nuevo procedimiento de bursatilización se ha dispuesto de dos empresas de participación estatal que tienen múltiples fallas legales, violaciones a distintos ordenamientos legales, sociales, mercantiles, ley de notariado, ley de deuda pública, la Constitución política del estado de Chihuahua, la ley orgánica, la ley de disciplina financiera”, advirtió el gobernador electo.
Corral Jurado pidió a la banca tiempo y esperar a que él tome protesta y pueda revisar la lista de proveedores y analizar las finanzas del estado para saber si se requiere o no incrementar la deuda.
Por su parte, Ricardo Anaya Cortés, líder del Partido Acción Nacional (PAN), explicó que los legisladores que votaron el aumento, comprometieron los ingresos de Chihuahua por los próximos 20 años.
“También en franca violación a la ley de disciplina financiera no cubrieron todos los pagos de corto plazo que ascendían a 3,000 millones de pesos el 4 de julio como estaban obligados a hacer”, agregó el líder del PAN.
César Duarte dejará la gubernatura de Chihuahua con una deuda de 50,700 mdp. Su administración pasará a ser una de las más cuestionadas por el derroche, la opacidad y por corrupción.
Durante su sexenio el priista se hizo de un banco, que según investigaciones periodísticas, fue posible gracias a un subsidio público.

Con información de Expansión

Compartir

Dejar respuesta