La cultura representó 2.8 por ciento del producto interno bruto (PIB) nacional en 2014, un crecimiento de 1.9 por ciento respecto al año anterior, de acuerdo con los datos obtenidos en la Cuenta Satélite de Cultura, desarrollada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en colaboración con la Secretaría de Cultura del gobierno federal.
Durante la presentación de algunos resultados de la Cuenta, se dio a conocer que la actividad cultural contribuyó con alrededor de 450 mil 683 millones de pesos, lo que representa “una tendencia similar al de la economía mexicana en su conjunto”, destacó Rafael Tovar y de Teresa, secretario de Cultura.
“Un punto relevante es que la actividad cultural continúa generando empleos; el conjunto de los empleos que el sector cultural aporta es de un millón 25 mil 808 empleos. En relación a 2013 se abrieron 7 mil 352 nuevos puestos de trabajo. No es exagerado decir que la cultura es una de las principales actividades económicas en las que se ha incrementado este rubro en los últimos cuatro años”.
La Cuenta Satélite ofrece una radiografía de la cultura en su sentido más amplio, aunque no solo habla de los resultados vinculados al trabajo de la Secretaría de Cultura, sino de lo que representa el tema cultural en la economía nacional a partir de aquellas actividades que generan flujos económicos, enfatizó Raúl Figueroa, director de Cuentas Satélite del Inegi.
“El dato que viene dentro de la Cuenta Satélite no se sobredimensiona. La disección nos permite dar datos realmente duros, rígidos, para que el sector se mida cual debe de ser. Así, tenemos un crecimiento del 1.9 por ciento respecto del año anterior, una tendencia que es muy similar al comportamiento de la economía, lo cual quiere decir que hay una elasticidad muy cercana entre el crecimiento del sector cultural y el de la economía total”, explicó Figueroa.
Para ello se toman en cuenta desde aspectos como los conciertos de música —todos los géneros—, la adquisición de libros y publicaciones periódicas, hasta cursos de cocina, de lo que se eligieron alrededor de 103 clases de actividades económicas, 71 de ellas propias del sector y 32 más llamadas conexas.
“Las cuentas satélite”, explicó Tovar y de Teresa, “nos ofrecen información, datos muy concretos para tomar las decisiones en el mejor sentido posible, y que obedezcan a situaciones reales, no a situaciones creadas a través de la inercia en la transmisión de los datos, como era el caso hasta hace poco tiempo de la participación de la cultura, en la que se daba una cifra enorme y nunca se encontró que tuviera un sustento real”.
Incluso resaltó que la participación del sector cultural en México al PIB es superior a lo que se refleja en las mismas cuentas satélite de Chile, Colombia, Costa Rica, Uruguay e incluso de España, donde la cultura representa el 2.5 por ciento.
Francisco Guillén, director general adjunto de Cuentas Nacionales del Inegi, aseguró que las cuentas satélite están dentro de un marco conceptual que apuesta por la posibilidad de generar datos que puedan ser comparables a escala internacional, y el primero de ellos son las cuentas nacionales, “lo que permite que haya una vinculación entre una visión temática, como la cultura, respecto a la economía en su conjunto”.
En el acto, el secretario de Cultura enlistó cifras de la actual administración: en la Red Nacional de Bibliotecas se ha brindado servicio a 121 millones de personas; los museos y zonas arqueológicas han recibido en la actual administración la visita de más de 119 millones de personas, lo que representa un 44.2 por ciento más con respecto al mismo periodo de la administración anterior.

Con información de Milenio

Compartir

Dejar respuesta