Este mediodía se suscitó un enfrentamiento entre obreros cetemistas; los de registro nacional contra los de registro estatal; el cual dejó como saldo un descalabrado y un negocio con los cristales rotos.

Los grupos en pugna se disputan el contrato con la empresa Arandal, encargada de realizar la obra de reparación de la planta hidrosulfuradora de destilados que efectuará en la refinería Antonio Dovalí Jaime.

En el enfrentamiento con palos, el incipiente grupo de la CTM nacional, se replegó, la lideresa de este organismo sindical, Gloria Newman corrió a esconderse en el interior de la tienda Elektra de donde fue sacada por un grupo de mujeres. A este negocio le rompieron los cristales de una puerta.

Durante la trifulca resultó descalabrado el licenciado Saúl Ramírez Terán quien se encontraba en el lugar de los hechos como curioso. Fue atendido por paramédicos de la Cruz Roja quienes le brindaron los primeros auxilios para después trasladarlo a un nosocomio para que recibiera atención médica.

Tras el enfrentamiento, el grupo de la CTM estatal se trasladó al Palacio Municipal para resguardar el inmueble porque existía el rumor que locatarios del mercado Ignacio Zaragoza realizarían una manifestación en ese lugar.

Es de destacar que durante el enfrentamiento los elementos de la Policía Municipal sólo se mantuvo a lo lejos como espectadores, lo mismo que una patrulla de la Policía Estatal que llegó unos minutos antes de que terminará el zafarrancho.

El líder de la CTM con registro estatal, Hipólito Rojas indicó que el conflicto es intergremial, y aseguró que el contrato de la empresa Aranda la tiene el sindicato que representa.

Ante este enfrentamiento los negocios del centro de la ciudad cerraron sus cortinas. El comercio se paralizó.

En la calle hubo confusión entre la población que decía, “ahora que quieren los maestros, que no se cansan”, pensaban que era el magisterio que había entrado al centro de la ciudad.

Con información de Soledad Vásquez

Compartir

Dejar respuesta