Antonio García Martínez trabajó en Facebook entre 2011 y 2013, y no en cualquier lugar, sino con un cargo ejecutivo. En los dos años en los que estuvo allí, el hoy ex empleado de la red social se desempeñó como Jefe de Producto para Facebook Exchange, la plataforma orientada a empresas, por lo que se asume como un relator válido de lo que sucede puertas adentro en Menlo Park.
Justamente eso (ventilar el funcionamiento real de la compañía como lugar de trabajo) es lo que hace en su libro, titulado ‘Chaos Monkeys: Obscene Fortune and Random Failure in Silicon Valley (Fortunas obscenas y fracasos aleatorios en Silicon Valley), y lo que cuenta está bastante lejos del ideal imaginado por jóvenes estudiantes.
Casi todos los mitos que hablan de un ambiente relajado y juvenil se hacen pedazos con las condiciones laborales narradas por García Martínez en su libro, que hablan de un infierno “gobernado por un tirano”
Según el  ex directivo, trabajar en Facebook es como estar en un culto con Mark Zuckerberg como su líder, quien es seguido por “creyentes verdaderos” con un celo mesiánico puesto al servicio de que todo el mundo esté en su red social.
El día que un empleado entra a la empresa se denomina su “faceversario”, y se marca como un cristiano celebraría el día de su bautismo, y pasa a ser esencialmente como un segundo cumpleaños, “un día del año en que todos te saludan y te dan globos”, relata el autor. Del mismo modo, el día en que dejan la firma se considera “su muerte” y la foto en su perfil laboral pasa a ser la tarjeta identificadora para dejar claro que ya no trabajan allí.
Por todos lados hay letreros con frases como “nuestro trabajo nunca termina”; “abrazar el cambio no es suficiente”; “hacerlo más rápido”; “el viaje está en el 1%” o “¿Qué harías si no tuvieras miedo?”.
Hay casos en los que hay jornadas laborales de 20 horas, y hay ciertas normas misóginas, como un código de vestimenta sumamente estricto para mujeres (no pueden llevar shorts ajustados o prendas que distraigan a los hombres), mientras que para hombres no hay ninguna especificación de atuendo.
Ni hablar de si haces algo mal. “Si perjudicas a Facebook, los guardias de seguridad te sacarán por la puerta como a un borracho ruidoso de un Taco Bell por la noche”, asegura.
El libro se publicó en inglés por Harper a fines de junio, y todavía no tiene versión en castellano.

Compartir

Dejar respuesta