Nos dicen que en la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social en Tlaxcala cunde el pánico entre trabajadores porque desde que Marisela Tomasa Flores fue ungida como titular, en mayo pasado, trae la espada desenvainada contra colaboradores de la ex encargada Anabell Ávalos.
En dos meses, doña Marisela lleva unos 20 despidos de quienes considera afines a Ávalos, presidenta municipal electa de Tlaxcala.
El origen del conflicto, nos indican, es que antes de renunciar al cargo, doña Anabell tuvo diferencias con Flores Rosas por un error de la actual delegada como responsable de las estancias infantiles, que estuvo a punto de costarle el cargo, pero se ausentó y a los pocos días reapareció como delegada.
Su nombramiento, nos revelan, fue solicitud del gobernador Mariano González Zarur al gobierno federal, pero ahora piden rectificar la designación antes de que se desplome el posicionamiento que tenía la dependencia en el estado por venganzas personales.

Con información de El Universal

Compartir

Dejar respuesta