CNTE, “los muertos que
vos matáis” en Nochixtlán

Lo dicho. Oaxaca, la Gran Señora del Sur es mágica y hechicera. Tierra de brutales contrastes entre ignorancia y genialidad, miseria y opulencia. Corrupción, injusticia e impunidad total.
Mezcla explosiva de presión y chantaje. Caldo de cultivo de farsa e hipocresía. Pretexto para exigir justicia social por comunistas orgánicos de la CNTE. Cómplices de “la mafia del poder”.
En este crisol se fragua el estallido de “la primera revolución del Siglo XXI”. Su primer intento en 2006 abortó y fracasó rotundamente. No obstante, los simuladores de la izquierda insisten.
En realidad, se trata de recuperar el poder y dinero a manos llenas perdidos en el viejo IEEPO.
Intereses económicos, compromisos políticos y privilegios, compartidos con gobiernos en turno.
En medio de la conspiración, los seis muertos del Domingo Negro en el crucero de Nochixtlán pueden hablar. Es paradójicamente una ironía, pero pueden decir la verdad sobre quién les mató.
La investigación sobre el calibre de las balas utilizadas es oportunidad histórica de servir a la verdad legal, a la justicia y al derecho a saber. Es responsabilidad del Fiscal General del Estado.
El orden del caos daría luces sobre la manida fabricación de mártires por la guerrilla. A la luz de los disparos hechos presuntamente desde el hotel Juquila no es descartable esta perversa acción.
Maira Ricárdez, vocera de la Fiscalía, desmintió puntual las declaraciones que interesadamente le endilgaron a su jefe. Héctor Joaquín Carrillo Ruiz no ha informado de calibres utilizados.
Acerca del choque causado por la CNTE podríamos parodiar “los muertos que vos matáis gozan de buena salud”. Palabras que aluden a que los muertos pueden hablar y decir su verdad.
El avance de las ciencias forenses, criminología y criminalística, permite hoy aclarar los crímenes.

 

Lee la columna completa en nuestra edición impresa.

Compartir

Dejar respuesta