Doña Ángela tiene 52 años de edad, 15 de ellos los ha pasado trabajando en el basurero de Salina Cruz, separando lo que se puede vender y lo que puede servir para hacer mejoras en su hogar. Parece estar acostumbrada a este ambiente, trabajar a la intemperie, soportar los inclementes rayos del sol, las moscas, el olor nauseabundo, el humo de la permanente quema de desechos orgánicos e inorgánicos, incluso llantas.
Así saco adelante a sus hijos, aunque ninguno trabaja como pepenador, como se llama a quienes viven de seleccionar y recolectar basura o según el buscador de google, pepenador o pepenadora es aquella “Persona que vive de recoger desechos de papel, metal, etc., que todavía se pueden aprovechar para ser vendidos”.
Desde los 37 años doña Ángela que ahora tiene las manos llenas de cenizas y tierra, selecciona manualmente papel, vidrio y metales principalmente que luego vende con los empleados de recuperadoras de metales establecidos en el puerto.
La paga es poca, por eso cada día su esfuerzo es mayor, la basura que vale más, cada día es menos en el basurero; esa la recolectan particulares en la ciudad o los mismos trabajadores que van a bordo de los camiones del servicio de limpia municipal o los que se dedican a recolectar basura de manera particular.
Ocho pesos es la paga que recibe por cada kilogramo de latas de aluminio que logra juntar, dos pesos es lo que le pagan por cada kilogramo de fierro y 10 pesos un costal de vidrios, si hay suficiente basura para buscar, en una jornada de trabajo ardua puede conseguir hasta cien pesos.
Como la señora Ángela trabajan cada día en el basurero municipal, establecido desde hace décadas en terrenos del ejido Boca del Rio, unas 20 personas más. En ese lugar ya no hay niños, aunque si algunos adolescentes que están creciendo en ese ambiente caluroso, insalubre, con humo constante por la quema de los desechos, entre el vuelo de los zopilotes que pelean entre ellos el desperdicio, la carroña, entre olores fétidos y nubes, muchas nubes de moscas.

02.Pepenadores2

Compartir

Dejar respuesta