Motor de cambio
Más allá de definiciones tradicionales, debemos asumir a nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos como la realidad mexicana materializada en un texto, donde queda reflejada nuestra identidad, caracterizada por su composición pluricultural; las libertades ciudadanas, reivindicadas a lo largo de nuestra historia; y las instituciones democráticas, consolidadas por la madurez ciudadana y el Estado de Derecho.
Sin embargo, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos también ha servido para encauzar las aspiraciones de los mexicanos, como el caso de los ideales revolucionarios consagrados en el texto original de 1917. Por ello, en los años recientes el Poder Legislativo federal, de la mano de los Congresos locales y el gobierno de la República, hemos emprendido un esfuerzo sin precedentes a fin de lograr las reformas necesarias para mover a México desde nuestra Carta Magna.
De manera particular, legisladores, académicos y especialistas del Derecho Constitucional, han considerado a la reforma energética del año 2013 como la más importante del México contemporáneo.

Lee la columna completa en nuestra edición impresa.

Compartir

Dejar respuesta