Para los poco más de tres mil aficionados que asistieron al Estadio Victoria de Aguascalientes, hubo poco espectáculo. Si bien la Selección Mexicana Sub 23, comandada por Raúl Gutiérrez, se llevó el triunfo ante Nigeria, los argumentos que mostró fueron mínimos, al igual que las oportunidades de gol.
Fue hasta el complemento (65’), después de un inicio de muchas dudas, que el equipo nacional se adelantó con un remate de Marco Bueno, quien recibió un gran servicio por la banda derecha de Carlos Cisneros y venció al portero nigeriano.
Bueno tenía apenas cinco minutos en el campo, luego de haber entrado por Erick Torres, cuya participación se redujo a dos ocasiones claras desperdiciadas frente a la portería visitante.
En la primera, el Cubo Torres mandó un tiro de volea por un lado de la portería y luego estrelló un derechazo al poste, tras un centro de Rosario Cota.
De ahí en adelante, el conjunto tricolor pasó peleando por la posesión del esférico en el medio campo, con algunos descuidos de sus defensores, que fueron bien resueltos por el guardameta Raúl Gudiño, quien arrancó como titular.
Hacia el final del partido, los mexicanos aprovecharon el desgaste físico de los nigerianos y generaron un par de ocasiones más, en las que pudieron incrementar la ventaja, aunque les faltó contundencia.
Carlos Fierro estrelló su remate en el travesaño con la portería abierta, una vez que estaba vencido el guardameta africano.
El próximo 20 de julio, el equipo nacional sostendrá su quinto partido preparatorio, contra un rival todavía por definir.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta