El vocalista de la banda MS, Alan Ramírez, fue baleado la madrugada del sábado cuando estaba a bordo de su camioneta afuera del hotel donde se hospedaba ubicado en la avenida Campos Eliseos, en Polanco.
La Procuraduría General de Justicia capitalina informó que fue el agente del Ministerio Público de la Coordinación Territorial de Seguridad Pública y Procuración de Justicia Miguel Hidalgo 2, con sede en el Hospital de la Cruz Roja de Polanco, quien inició carpeta de investigación por el delito de lesiones dolosas por disparo de arma de fuego.
De acuerdo con los primeros reportes, los hechos ocurrieron a las 3:00 horas de la madrugada. La víctima fue herida con un arma de fuego en el hemicuello izquierdo, por lo que fue ingresada al Hospital Español. La Procuraduría capitalina informó que el músico ya declaró ante la representación social y su testimonio ya fue integrado a la carpeta de investigación.
Elementos de la Policía de Investigación y especialistas de la Coordinación General de Servicios Periciales llevan a cabo los estudios necesarios en la camioneta en la que viajaban el cantante y seis personas más, a fin de determinar, entre otras cuestiones, la trayectoria de la bala.
El agente del Ministerio Público continúa con las indagatorias correspondientes y se informó que el cantante está fuera de peligro. Se continuará con las entrevistas a los testigos a fin de determinar los hechos. Hasta el cierre de esta edición las causas del ataque y la identidad del agresor eran desconocidas.
Después de este incidente ocurrido durante su traslado desde el Auditorio Nacional, lugar donde se había presentado la banda, hacia el Hotel Presidente de la Ciudad de México, sus compañeros Sergio Lizárraga y Oswaldo Silvas informaron que su compañero está estable, sin daños en las cuerdas vocales y por recomendación médica deberá permanecer tres días en reposo sin posibilidad de hablar.
“Alan está fuera de peligro,  puede comunicarse y a petición de él continuaremos con nuestras presentaciones.(Ayer se realizó el tercer show en el Auditorio Nacional).
No pensamos que sea un atentado contra Alan o contra el grupo. Los que lo conocemos sabemos el tipo de persona que es y que no tiene enemigos”, afirmaron.
“No se trató de un atentado, creemos que fue otra cosa, como que una persona se le ocurrió o no sé, pero directamente un atentado no. En nuestro cuerpo de seguridad no queríamos armas, no queríamos que fuera de esa manera, queríamos que fuera un equipo que nos ayudara con forma de entrar y salir, pero ahora tendremos que hacer algunos ajustes.
“Sabemos que no es un atentado y en la conferencia previa al show del Auditorio dije que nosotros no tenemos de qué cuidarnos. No le debemos nada a nadie ni como agrupación ni individualmente, no somos una banda o individuos que nos relacionemos con el narcotráfico o con ningún tipo de crimen, somos personas que crecimos con valores y el pensar que sea un atentado no embona para nada”, afirmó Silvas.
Tanto Lizárraga como Silvas aclararon que ellos no se encontraban en la camioneta con Ramírez, ni tampoco tuvieron conocimiento de lo sucedido con el cantante hasta unos diez minutos después de que la camioneta que lo transportaba había salido del Auditorio Nacional.
“Los músicos que lo acompañaban en la camioneta dicen que se escuchó  un estruendo, el vidrio se quebró, se agachan y Alan fue el que dijo ‘me dieron’. Fue en el trayecto del Auditorio al hotel donde nos hospedamos”, explicó Silvas.
Los músicos también comentaron a los medios de comunicación que descartan que esto haya sido un ataque directo contra Alan Ramírez.
Ante las preguntas de los medios de comunicación mencionaron que ellos no tenían la certeza si lo que le incrustó en el cuello sea una bala, una esquirla o un cristal, que eso ya dependerá de las investigaciones.
“Los peritos se están encargando de determinar qué fue lo que entró y se incrustó en el cuello, hasta el momento no se ha confirmado nada.”

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta