Sabotaje y terrorismo en
los bloqueos y desabasto

Dialogar con la CNTE sin obligarle a respetar el imperio soberano de la ley es la mayor estupidez del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. La historia ha confirmado una y otra  vez que las democracias liberales pecan de ingenuas o, mejor dicho, de estúpidas, ante los comunistas.
A los marxista-leninistas de la CNTE les es muy cómodo olvidar que el Estado es la fuente de la legitimidad del uso de la violencia. Por tanto, el gobierno federal tiene la obligación, no sólo la potestad, de utilizar el monopolio de la fuerza legítima en un territorio determinado. En este caso en los estado de Oaxaca y Chiapas.
Además los capos y sicarios, milicianos y activistas de la CNTE-EPR han incurrido en los supuestos jurídicos que tipifican diversos delitos que atentan contra la seguridad nacional como terrorismo y sabotaje.
El artículo 139 del Código Penal Federal establece: Se impondrá pena de prisión de quince a cuarenta años y cuatrocientos a mil doscientos días multa, sin perjuicio de las penas que correspondan por otros delitos que resulten:
I. A quien utilizando sustancias tóxicas, armas químicas, biológicas o similares, material radioactivo, material nuclear, combustible nuclear, mineral radiactivo, fuente de radiación o instrumentos que emitan radiaciones, explosivos, o armas de fuego, o por incendio, inundación o por cualquier otro medio violento, intencionalmente realice actos en contra de bienes o servicios, ya sea públicos o privados, o bien, en contra de la integridad física, emocional, o la vida de personas, que produzcan alarma, temor o terror en la población o en un grupo o sector de ella, para atentar contra la seguridad nacional o presionar a la autoridad o a un particular, u obligar a éste para que tome una determinación.

 

Lee la columna completa en nuestra edición impresa.

Compartir

Dejar respuesta