Un policía habla con niños mientras migrantes desembarcan en el puerto de Sicilia en Augusta Italia, durante un de las crisis migratorias más grande en la Unión Europea.

Compartir

Dejar respuesta