La policía neozelandesa decomisa una escultura con forma de cabeza de caballo, procedente de México, que escondía 35 kilos de cocaína, una cifra récord en el país

Compartir

Dejar respuesta