Un grupo armado conformado por siete hombres irrumpió en un restaurante de moda de la capital, Dacca, y asesinó a machetazos al grito de ‘Allahu Akbar’ (Ala es grande), a 20 comensales que había tomado cautivos, entre ellos varios italianos y japoneses, y un número menor de personas de otras nacionalidades.

Compartir

Dejar respuesta